jueves, 4 de junio de 2009

Libertad y voluntad: ¿se complementan?

Durante toda la historia de la humanidad se ha tratado con énfasis el tema de la libertad en relación a la voluntad.

Vale destacar la diferencia entre libertad y libertinaje, siendo este ultimo producto de las violaciones a los principios de la libertad; esto se pone de manifiesto cuando los hombres guiados por un pensamiento individualista, tratan de alcanzar sus fines sin respetar los límites en donde culmina su propia libertad y comienza la del prójimo…

A lo largo del tiempo se trato de que la voluntad sea complemento de la libertad:
Para Sócrates, la persona solamente requiere de su inteligencia para conocer lo bueno y actuar bien. Aristóteles, complementa las ideas anteriores y reconoce que el hombre tiene inteligencia, pero, también voluntad; por tanto, es libre de accionar, de tomar decisiones por sí mismo. Descartes nos enseña que el hombre sí tiene poder de decisión, pero, su filosofía, tan interesante y centrada en su duda metódica y su frase célebre “Pienso luego existo”, abrió las puertas, para que filósofos posteriores, olvidaran la filosofía realista. Inclusive, filósofos como Spinoza y Leibnitz negaron la libertad y quitaron responsabilidad al hombre, y se atrevieron a decir que la libertad es mera ilusión. Otros como Sartre, exageraron la libertad para asegurar que ésta, es la esencia de uno mismo, para hacer lo que queramos, sin límites de ningún tipo.

Voluntad y libertad deben ser complementos para una mejor armonía y convivencia del hombre con si mismo y con los demás.
Así se podrían evitar tantos males que hoy en día afectan a la sociedad... pobreza, deshonestidad, injusticia, guerras, diferencias entre clases, violencias, falta de amor...



Son cuestiones en las que el hombre debería centrar su atención, SU VOLUNTAD para cambiarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada